HOMENAJE A ANTONIO SÁNCHEZ MORILLO, LA DIGNIDAD ANDALUZA


Diseño del acto

 

1.- Presentación:

 

Ezequiel Martínez, periodista. Explica el sentido del acto, organizado por amigas y amigos de Antonio, la Fundación Salvia y la Plataforma Andalucía Viva, con la colaboración del Ayuntamiento de Martín de la Jara. Subrayar que Antonio, por sobre todas las cosas, fue un ejemplo de dignidad andaluza, un “hombre de luz” y es este el valor máximo que reconocemos en él y que ahora pretendemos activar en su homenaje.
Explicación sucinta del desarrollo del acto.

 

2.- Palabras de bienvenida de Manuel Sánchez, alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Martín de la Jara.

 

3.- Documental sobre Antonio Sánchez Morillo (agradeciendo a Mariano Agudo y a Intermedia Producciones su trabajo, así como a Rocío Ballesta su colaboración como voz en off y a cuantos han aportado sus palabras, sus recuerdos y las fotografías de la vida de Antonio).

 

4.- Intervenciones presenciales y por grabación:

 

  • Isabel y Yoel.
  • Francisco Casero, amigo de Antonio y en nombre de la Fundación Salvia.
  • Mariano Morillo, amigo de Antonio de toda la vida.
  • Amaranta Cano, amiga de Antonio, hija de Carlos Cano. [grabación 3’31”]
  • Enric Marín, profesor Universidad Autónoma de Barcelona y expresidente de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales. [grabación 3’32”]
  • Francesc Espinet, antiguo profesor de Antonio en la UAB [grabación 1’45”]
  • Muntsa Plana Valls, amiga de Antonio, creadora de historias y narradora, Tarragona.
  • Jacinto Gutiérrez, amigo de Antonio.
  • Joan Manuel Tresserras, antiguo profesor de Antonio en la UAB, exconsejero de Cultura de la Generalitat y Presidente de la Fundación Irla. [grabación 3’07”]
  • María Lozano, amiga de Antonio. Su hija Gala leerá un poema inédito de Ocaña.
  • Juan Diego, sobrino de Antonio.
  • Isidoro Moreno, amigo de Antonio y en nombre de la Plataforma Andalucía Viva

 

5.- Actuación musical

 

Fernando Reina, acompañado a la guitarra por Romero Pantoja, interpretarán coplas de Carlos Cano, que era amigo de Antonio.

 

6.- Himno de Andalucía

 

 

Próxima actividad de la Plataforma Andalucía Viva:

Homenaje a Antonio Sánchez Morillo. Día.- 29 Febrero. Hora.- 12 mañana. lugar.-  Centro Socio Cultural. Martín de la Jara. Trabajamos junto con el Ayuntamiento de Martín de la Jara y la Fundación Savia. Pendiente de cerrar definitivamente las actividades a organizar.

Martín de la Jara., Av. Ramon y Cajal, 31
Martín de la Jara, Sevilla 41658 España 
+ Google Map

 

«Navegaré»

Navegaré
Sobre la estela
De los besos perdidos
Anudaré
Mi pañuelo y mis penas
Al tronco de un olivo
Buscaré
En tus venas mi sangre
Tu saliva en mi boca
Tu sudor en mi frente
Te amaré en las olas
Y en los vientos
Amarrado al mástil
Del recuerdo

Antonio Sánchez Morillo

Sevilla, 2015.

 

DIAMANTINO: HUMANIZAR A DIOS

La mañana se abría en primavera en la sierra sur de Sevilla. En la puerta de la iglesia, algunas mujeres esperaban  que empezara la misa. Pero el cura no estaba. En la plaza, hombres, mujeres y niños cargaban maletas, bultos, cajas en dos autobuses que ocupaban los contornos de la acera. Y el cura, entre ellos, repartía abrazos y buenos deseos.

Él no iría en aquel viaje. Ya tenía contrato para la vendimia, unos meses después. Tras las despedidas se dirigió hasta el grupo de mujeres que esperaban. “Si venís a buscar a Dios, hoy esta ahí, en esos autobúses“. Y señalo los  autocares  que se alejaban por la calle Las Cruces de la Jara  en un largo viaje de mil kilómetros hasta Navarra. En sus asientos, jornaleros y jornaleras que huían  del paro y la miseria durante algunos meses. Niños y niñas  arrancaos de sus juegos. Viejos que contaban los días que quedaban para la pensión.

Ellos a deshacerse en sudor, a destajo, sobre los lomos de las esparragueras. Ellas, a dejarse la piel y las manos en jornadas interminables en las cintas de las conserveras.

En estos hombres y mujeres, descreídos, muchos de lo cuales solo pisarían la iglesia el día de su entierro, Diamantino supo ver a su Dios.

Porque vio en sus rostros el carácter divino de la humanidad. Humanidad/divinidad que solo podría lograrse declinando el verbo compartir en todas sus acepciones. Compartir esperanzas para ser un poco más felices, compartir la pobreza para ser menos pobres. Compartir el pan y las responsabilidades en la lucha. Compartir los pocos minutos de una gloria que sabía caduca.

La vida nos la dan y la merecemos dándola”, le escuche decir “remendando” a Tagore. Pero en su caso, las expresiones no eran frases más o menos bien dichas. Escuchándolas de él se sabían verdad. Eran compromisos.  Su ideología no eran el conjunto de las ideas que el defendía sino la puesta en práctica de esas ideas en su manera de vivir.

Hoy, cuando los egos nos nublan las entendederas, su ejemplo, su recuerdo, su palabra siguen siendo imprescindibles. Como una brújula en una tormenta. Señalando que el verdadero sujeto de la lucha por la justicia nunca es, nunca puede ser  individual sino colectivo. Y siempre alejado de soberbias estériles y grandilocuencias aprendidas.

Antonio Sánchez Morillo.