Declaración en contra del megaproyecto urbanístico de sociedad azucarera Larios sociedad anónima (salsa) en Maro.

       En los días de confinamiento se ha publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Málaga un Convenio Urbanístico entre el Ayuntamiento de Nerja y uno de los grandes propietarios de suelo en la costa del Sol: el grupo empresarial Larios. Un Convenio pendiente de aprobación en estos días por el pleno del Ayuntamiento. El proyecto, Maro-Golf, se localiza en el entorno de Maro, en un paraje natural protegido y declarado Bien de Interés Cultural en el que se ocuparán 250 hectáreas propiedad de la familia Larios donde hoy hay más de 300 pequeñas parcelas de uso agrícola.

El proyecto, que incluye la construcción de 680 viviendas, un hotel de lujo y un campo de golf de 18 hoyos, replica el modelo que rigió el urbanismo en Andalucía bajo el gobierno del PSOE, y que terminó ahondando nuestra situación de pobreza: un modelo en el que se “ordenó” el territorio andaluz a golpe de convenios urbanísticos urdidos en la trastienda de partidos políticos y empresas, actuando los profesionales de la política como gestores o “conseguidores” de negocios hechos en beneficio de ellos mismos y de unos pocos que llenaron sus bolsillos hipotecando el futuro del resto.

Cuando todavía estamos sufriendo las consecuencias de aquellos desmanes, el gobierno del PP se afana en facilitar que aquel expolio pueda reactivarse, amplificando con una nueva vuelta de tuerca las facilidades para poner a Andalucía “en oferta”. En esa dirección, al Decreto 2/2020, dictado en pleno confinamiento y que suprime garantías y elementos de control y regulación en el ámbito del urbanismo y la ordenación del territorio viene a sumarse ahora un proyecto de ley en tramitación, eufemísticamente denominado Ley del Impulso para la Sostenibilidad del Territorio en Andalucía (LISTA), en el que se abre la veda a un urbanismo sin límites al servicio de la especulación y la corrupción urbanística. En este contexto de eliminación de barreras para que los grandes inversores sigan encontrando en el suelo andaluz una fuente de apropiación de riqueza sin reparar en daños, se sitúa el proyecto Maro Golf.

Andalucía Viva quiere mostrar su rechazo a este urbanismo depredador y denunciar esta nueva agresión al territorio andaluz concretada en el proyecto que Larios quiere construir en Maro, que vendría a ser una importante contribución a la destrucción de lo poco que queda a salvo del litoral andaluz. Nos sumamos a las reivindicaciones de la Plataforma “Otro Maro y Nerja es posible”, promovida por Ecologistas en Acción, exigiendo que el gobierno municipal paralice este atropello y proponemos que se plantee un proyecto de futuro para la zona en el que desde lo público se facilite la expansión de experiencias, ya existentes en la zona, de economía organizadas colectivamente fuera de los circuitos de acumulación de capital, fuera de donde la vida se destruye. Desde lógicas que apuesten por una economía y una vida más sostenible, justa y solidaria.

Plataforma Andalucía Viva.
20 julio 2020

DECLARACIÓN EN CONTRA DE LA DETERMINACIÓN DEL GOBIERNO DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA DE PUBLICAR UNA CONVOCATORIA DE SELECCIÓN URGENTE DE 159 PLAZAS DE CUERPOS SUPERIORES Y MEDIOS EN EL MARCO DE EMERGENCIA DEL COVID19 CON DIVERSAS DISCRIMINACIONES POR RAZÓN DE SEXO, SALUD Y EDAD

DECLARACIÓN EN CONTRA DE LA DETERMINACIÓN DEL GOBIERNO DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA DE PUBLICAR UNA CONVOCATORIA DE SELECCIÓN URGENTE DE 159 PLAZAS DE CUERPOS SUPERIORES Y MEDIOS EN EL MARCO DE EMERGENCIA DEL COVID19 CON DIVERSAS DISCRIMINACIONES POR RAZÓN DE SEXO, SALUD Y EDAD

El pasado 8 de julio el gobierno de la Junta de Andalucía abrió un proceso de selección de personal interino temporal para cubrir 159 plazas del cuerpo de funcionarios superior y medio. El procedimiento señalado en la convocatoria duró 24 horas, no se evaluaba la capacidad y mérito de los candidatos y quedaban excluidos diferentes colectivos de riesgo, como mujeres embarazadas o en período de lactancia y mayores de 60 años, o que sufrieran “enfermedades” tales como la diabetes, enfermedades hepáticas, cardiovasculares, pulmonares, renales, neurológicas, neuromuscular, VIH, cáncer crónicas.

El gobierno de la Junta ampara esta convocatoria en el decreto-ley 6/2020 de 30 de marzo, que modificó una norma para facilitar este tipo de procedimiento de urgencia, y en la resolución de 14 de abril de 2020 de la Dirección General de Recursos Humanos y Función Pública, que suspende la regulación habitual de estos procedimientos de selección de personal si se trata de nombramientos de interinos y personal laboral temporal de emergencia para hacer frente al COVID19. Este tipo de convocatoria de empleo público ha sido ensayado ya también para la contratación de personal vigilante de las playas por las medidas excepcionales del COVID19.

 Andalucía Viva quiere denunciar lo que consideramos un escándalo en la instrumentalización de la administración andaluza para la contratación exprés y de posibles casos de enchufismo, la poca claridad de procesos de selección de acceso a la función pública y, por encima de todo, la discriminación por razón de sexo, salud y edad en plazas de empleo público. Asimismo, nos sorprende el silencio de ciertos sindicatos y la escasa crítica de formaciones políticas en la oposición ante un hecho absolutamente discriminatorio, premeditado y amparado en circunstancias excepcionales para la sospechosa práctica de enchufismo y clientelismo. En este sentido, consideramos que este tipo de prácticas se inscriben en una dinámica de instrumentalización de la administración pública en la dirección de eliminar el control de las contrataciones y poner la administración al servicio de los partidos que gobiernan. Esto último es el intento de construcción de una nueva administración paralela, práctica ya ensayada por el PSOE, y que ahora quieren retomar los partidos gobernantes en su propio provecho. Viejas-nuevas prácticas de la vieja-nueva política, esta vez justificadas por la situación de emergencia.

Andalucía 13 de julio de 2020.

PLATAFORMA ANDALUCÍA VIVA